Categorías
Berlín - Santiago 2015

Día 118 – El regreso a casa

08/09/2015 Martes. Regreso a casa

De Santiago de Compostela a Zaragoza

La pensión está muy cerca de la Estación de Autobuses. Ayer saqué el billete. El autobús sale a las 5:45 y llegará a las 20:00, unas 14 horas de viaje, sentado, eso si.

Hacia Berlín
Hacia Santiago

En la Estación de Autobuses me encuentro con un peregrino, que también va a ir a Zaragoza. Camina con esos andares de peregrino, que tan bien conozco. Le hago un comentario por empezar conversación: “¡Qué chulos somos andando los peregrinos!”, y él me contesta, “sí, si tu hubieras andado más de setecientos kilómetros, como yo, ya me lo dirías”. Si, me ha hecho gracia.

El viaje en bus es un “desandar lo andado”, veo pasar pueblos, ciudades, playas, puentes,… que unos días antes habían formado parte de mis paisajes. La primera parada me lleva a Otur, Casa Consuelo, adonde llegamos con Pere y José Ramón hace unos quince días.

El viaje resulta largo, me siento cansado y debe de ser de no andar. Si hubiera podido coger el tren, hubiera hecho una etapa corta recorriendo los vagones.

Todo llega, ya entramos en la Estación de Zaragoza. Ahí están mi familia y mis amigos esperándome.

Me reciben como si hubiera hecho algo importante y se lo agradezco, pero no me dejo engañar,  solo he ido andando y lo he podido hacer porque he tenido tiempo, salud y dinero. Y por concederme algo pienso que también voluntad para hacerlo. Y aquello que empezó con un “me gustaría hacer un Camino de Santiago desde… muy lejos, desde Centroeuropa…” lo he podido llevar a cabo.

Y allí estaban Pili, mi mujer y María, mi hija, Concha, mi suegra, Conchita y Guillermo, mis cuñados, Manuel, Guillermo, Ausencio, Charo, Milagros, Elvira, María Jesús y hasta su nieto, mis amigos y mis amigas.

Comité de recepción
Mi familia y amigos me están esperando

Parte del comíté de recepción con ese pedazo de pancarta que se trabajó mi cuñada Conchita.

La familia
Ya en casa con Pili y María
Ya en casa con Pili y María

Camino por las calles de mi ciudad, Zaragoza, me siento extraño. Hay algo en mí que ha cambiado. Me siento como si se me hubiera ensanchado el alma. Veo lo que miro y, a la vez, tengo la mirada llena de caminos, campos, bosques, veredas junto a ríos, mares, playas, flores,… Solo tengo que levantar un poco la vista, como el que ensueña.



#BerlinSantiago2015
#BerlinSantiago
#RomaSantiago2017
#RomaSantiago
#CaminoDelNorte
#CaminoFinisterre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.