Categorías
Roma - Santiago 2017

Día 4 – Acquapendente

De Radicofani a Acquapendente

23/05/2017 Martedi, caminando hacía Acquapendente

Aquí me despierto muy pronto; a las cuatro y media o a las cinco ya amanece. Como estaba solo en la habitación y no molestaba a nadie he estado acabando la crónica de ayer, que me pudo el sueño. Y a las siete ya estaba andando.

Terracita de bar, con gato, a la salida de Radicofani
Terracita de bar, con gato, a la salida de Radicofani
Etapa anterior
Etapa siguiente

Hoy he ido solo todo el tiempo, no ha podido salir mi ‘yo competitivo’, no he echado carreras con nadie. He ido más despacio que otras veces, el camino era malo para mi ampolla, piedras angulosas sueltas, menos mal, que con los dos tozolones de ayer, hoy me he puesto las botas (literal).

Camino malo, nada «amigable» con mis pies, pisando con cuidado, forzando la pierna/pie que me queda bien y con una rodilla un poco mas gorda que la otra, no me ha cundido mucho. Aunque he llegado, y ahora, desde la tranquilidad de mi celda conventual, la vida sigue siendo bella. Al tiempo.

Fortaleza de Radicofani
Fortaleza de Radicofani

Al salir de Radicofani, además de la fortaleza en la que estuve ayer, se veían columnas de vapor, que según pone en la guía, son provocadas por un antiguo volcán.

Fumarolas a lo lejos, saliendo de Radicofani
Fumarolas a lo lejos, saliendo de Radicofani

Hoy he abandonado la Toscana y entrado en el Lacio, el paisaje todavía no se daba mucha cuenta de ese cambio y seguía siendo igual de bonito.

Una imagen del Camino
Una imagen del Camino

Pero yo no estaba para muchas chuflas, ni siquiera quería sacar fotos, total, puedo poner otra de cualquier día y cuela, eso pensaba, ¡qué malo!

Como hoy he salido sin desayunar, mal hecho, ya lo sé, pues he parado en el primer sitio que he podido sentarme, a comerme medio panini. Una casa de campo con poyo al lado de la puerta.

La segunda parte de la etapa, desde Ponte a Rigo, la he hecho por la carretera, el sol apretaba, y el asfalto estaba calentorro, pero para mis pies, mejor que con las piedrecicas. Además cuando pasaban los camiones me daban algo de aire. Ah, ya me doy protección solar, aunque algo tarde, que ya voy quemado.

Antonio Aladrén Peregrino a Santiago
Con mi brazalete reflectante, por si acaso

A las doce de la mañana he visto un bar de carretera con menú para peregrinos. Y me he metido. Me he metido el menú peregrino y dos jarras de cerveza. Luego no me hubiera ido, de bien que estaba.

Restaurante de carretera Vecchio Forno, en el que paré a comer
Restaurante de carretera Vecchio Forno, en el que paré a comer

Y era como que lo presentía, el ultimo tramo, unos ocho kilómetros, se me han hecho muy, muy largos.

He visto un puesto de frutas y, como ya me han aparecido esos calambres por la pérdida de sales minerales, me he comprado dos plátanos. Miguel, que era el dueño del negocio, me ha regalado tres más.

Puesto de frutas de Miguel
Puesto de frutas de Miguel

Acquapendente

El albergue de Acquapendente, en el que estoy, que habrá más, es la Casa de Lazzaro, estoy en una habitación yo solo, con dos camas. Cocina equipada. La voluntad. Lo atienden unas monjitas.

Aquí me vuelto a encontrar, con dos amigos italianos, que desde el primer día aparecen en el camino, son Lucca e Bruno.

Un selfie con Lucca y Bruno. Acquapendente
Un selfie con Lucca y Bruno

Se han tenido que agachar un poco, que si no, no salían.

He salido del albergue por ver algo, con mucha pena, eso si, por que la cuesta de acceso no es moco de pavo. Me he comprado una venda y esparadrapo, para recauchutar mañana.

Catedral basílica del Santo Refugio, Acquapendente
Catedral basílica del Santo Refugio, Acquapendente

Y no salgo ya a cenar, tengo aquí, medio panini, y media pizza de hoy, aquí son algo exagerados, o a mi me lo parece, con las pizzas y los platos de pasta.

Una calle de Acquapendente
Una calle de Acquapendente

Me anima mucho saber que las tres próximas etapas son más suaves, unos veinte kilómetros cada una y sin dificultad, me hará bien. Y en Vitervo he quedado, el día 26, con Enrique Flores, de Monterrey, México. Nos conocimos el año pasado haciendo el Camino Primitivo. Iremos juntos a Roma y después hasta Menton, en la frontera de Francia.

Hoy he pasado por:

  • Radicofani
  • Ponte a Rigo
  • Centeno
  • Acquapendente

Estoy hospedado en:

Acquapendente
Associazione Casa di Lazzaro
Via Cappuccini 23
Tel.: 0763.730177
[email protected]
Donativo

Otros albergues y alojamientos

Piancastagnaio

Agriturismo S. Apollinare
Strada Provinciale 20
Tel.: 320.0711146 / 333.6082030 / 338.6646897
[email protected]

Ponte a Rigo

La Casa del Pellegrino Caritas Diocesana
Via Cassia
Tel.: 0578.50004 / 334.3546142
Tel.: +393398999610 / +3905785368 / +39057850016
50 Plazas, preguntar en el Ayuntamiento

Centeno

Agriturismo L’Ocanda
SS Cassia
Tel.: 0763.734462
[email protected]

Proceno

Casa del Pellegrino
Piazza della Libertà
Tel.: 335.6548890 / 366.3228173
[email protected]

Parrocchia S. Salvatore
Piazza San Salvatore
Tel.: 340.2265595

Castello di Proceno
Corso Regina Margherita 155
Tel.: 0763.710072 / 335.373394
[email protected]

Agriturismo Le Spighe
SS Cassia km 140
Tel.: 338.7454238 / 0763.73409155 
[email protected]

Agriturismp Il Paglia
Loc. Fontanaccio, SS Cassia km 138,5
Tel.: 338.8664713
[email protected]

Acquapendente

La Casa del Pellegrino
Via Roma 51
Tel.: 339.8499965 / 347.1662919
Donativo

Foresteria S. Chiara
Convento de Santa Clara
+390763734153
Donativo

Oratorio Parrocchiale
Parrocchia de Acquapendente
+393398499965
Donativo

Il Borgo
Via Porta S. Angelo 3
Tel.: 347.1366729
[email protected]

Hotel Toscana
Piazza Nazario Sauro 5
Tel.: 392.8712425
[email protected]

Il sentiero
Strada vicinale di Monte Petrocco 6
Tel.: 328.5896854
[email protected]

La Piantata
SR2 (Via Cassia) km 137,600
Tel.: 338.1795286
[email protected]



#RomaSantiago2017
#RomaSantiago
#BerlinSantiago2015
#BerlinSantiago
#ViaFrancigena

Categorías
Roma - Santiago 2017

Día 3 – Radicofani

De San Quirico d’Orcia a Radicofani

22/05/2017 Lunedi, caminando a Radicofani

Al despertar ya he visto que en vez de disminuir,  la ampolla había crecido.

Rusella admirando una torre
Rusella admirando una torre
Etapa anterior
Etapa siguiente

Me he alegrado al ver que era una ampolla típica, no interna, de las que se pueden pinchar. Lo malo es que está en la planta del pie, y para mi esa zona es como la cara oculta de la luna, que está ahí pero nunca la he visto. La flexibilidad no es una de mis cualidades. Como dice Leo Harlen en uno de sus monólogos, síndrome del azulejo, es más fácil partirme que doblarme.

He probado las pocas combinaciones que me permiten las pocas cosas que llevo. Al final he salido con una gasa sujeta con esparadrapo, calcetines gordos y las sandalias. Era con lo que menos me dolía.

El inicio de la etapa, a las siete menos cuarto, ha sido duro, me he tratado de motivar en pesimista, pensando que con tantos seguidores que tengo, si por una ampolla abandonara, me tendría que hacer el harakiri para mantener a salvo el honor de mi familia, pero como por ahorrar peso no me he traído el Tantō, la espadita para el ritual, he desistido.

Luego las técnicas positivas, he recordado mi primer camino, con los dos meniscos tocados y ampollas en ambos pies, y lo bien que me sentía al llegar, aunque fueran dos horas mas tarde que los demás peregrinos. O ésta tan reciente de superación con Pedrito Sánchez que partía como no favorito en las primarias y al final ha ganado a Susanita Díaz.

Mis amigos italianos
Mis amigos italianos

Y poquito a poco he ido andando con cierta soltura. He visto que podía llevar el mismo paso que mis amigas holandesas, me he animado tanto que en una rampa con piedrecillas sueltas he patinado con el pie malo y he quedado en posición de medio spagat. Tina ha estado al quite, me ha cogido en volandas con mochila y todo y me ha restablecido a la posición vertical.

Cuando las he dejado atrás, he vuelto a ver a los amigos italianos del primer día. He entrado en un bar a comprar un panini que me ha durado todo el día.

Cruce del fiume Formone, cerca de Radicofani
Cruce del fiume Formone, cerca de Radicofani

Aunque no corría mucho también los he dejado atrás, como a otros dos mas jóvenes que me ayudaron en Siena a encontrar el albergue.

Hoy la etapa estaba considerada como muy dura, menos la ultima parte, cuesta arriba y con el sol justo arriba, a mi me ha parecido mejor que la de ayer.

Una cruz en el camino
Una cruz en el camino

La fortaleza de Radicofani esta en alto y se ve desde todo el recorrido. Eso también genera expectativas, ya ves el objetivo pero nunca llegas a él.

Otra panorámica de la Toscana
Otra panorámica de la Toscana

Radicofani

Bueno, quenado por el sol, llevo los brazos como churrascos, y lleno de polvo, he llegado, por fin a Radicofani, primera visita a la farmacia. Que si me podían arreglar lo de la ampolla, que si. Le he dicho a la farmaceutica que volvería pulito.

Una calle de Radicofani
Una calle de Radicofani

Luego búsqueda de alojamiento. El primero en llegar, cuarto para mi solo, cuatro literas. La voluntad (12 €). Me he informado de donde comprar y donde cenar.

El albergue de Radicofani
El albergue de Radicofani

Regreso a la farmacia, esperaba más, me ha puesto un Compeed.

Colada y a tender, aún esta la ropa abajo, a ver mañana si me acuerdo de cogerla.

La ropa de la etapa, puesta a secar. Radicofani

Y a comprar un panini para mañana. Por recomendación de otro peregrino, he ido a una tienda llamada Pane e Companatico donde Silvana, luego lo he sabido, me ha regalado al verme las pintas esta cosica.

Recuerdo de Pane e Companatico. Radicofani

Además de su amabilidad, por 4,5€ me ha puesto un panini de dos capas de salami separadas por otra de calabacín y una cerveza Moretti, que es la que pido por aquí. Me ha regalado una botella de zumo, me ha dado a probar jamón, salami, y el pane forte. Una cosa hecha con miel y frutos secos.

Y visita a la fortaleza, 4 €, da igual que seas sordo que manco. Hay que subir un buen trozo, y he estado en la parte mas alta. Al regresar he vuelto a caer de la misma forma. Las sandalias no es un calzado adecuado.

Torre de la Fortaleza de Radicofani
Torre de la Fortaleza de Radicofani

Y he ido a cenar, todo lleno de amigos, de estos que te ves todos los días, los once italianos, Tina y Ruselle que terminan hoy y nos hemos despedido.

Selfie con Tina y Ruselle. Radicofani
Selfie con Tina y Ruselle

La comida barata y mucha cantidad, y ya me suelto, pido vino de la casa, ya se que el picci es un espagueti gordo,… me han invitado al limoncello.

Antipasto italiano

Y aquí en el albergo listo para dormir, cuarto propio.

Estoy hospedado en el Rifugio Comunale «A. Gestri»

Hasta mañana, que si no hay novedad, iré a Acquapendente.

Hoy he pasado por:

  • San Quirico D’Orcia
  • Campiglia D’Orcia
  • Radicofani

Estoy hospedado en:

Radicofani
Rifugio Comunale «A. Gestri»
Piazza Garibaldi 2
Tel.: 331.5291556
[email protected]

Otros albergues y alojamientos

Campiglia D’Orcia

Centro Parrcchiale Oratorio
Parrocchia Campiglia D’Orcia
+390577872920 / +393332312162
Donativo

Abbadia San Salvatore

Foresteria Monastero
Monastero de San Salvatore
+390577778083
Preguntar por Fray David
Donativo

Radicofani

Casa d’Accoglienza San Jacopo di Compostella
Vía Magi
+39057855614 / 393389240307 / 393387982255
[email protected]
Confraternità di San Jacopo di Compostella
Abierto de abril a octubre

Vecchia scuola dil comune
Ayuntamiento de Radicofani
Via Renato Magi 37
50 plazas
Preguntar en Ayuntamiento

Ospitale dei Santi Pietro e Giacomo
Via dello Spedale 2
Tel.: 338.7982255 / 331.5321867
[email protected]


Sello Companatico. Radicofani
Sello Companatico. Radicofani
Sello de Radicofani
Sello de Radicofani


#RomaSantiago2017
#RomaSantiago
#BerlinSantiago2017
#BerlinSantiago
#ViaFrancigena

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies