Día 11 – La Storta

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook118Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

#RomaSantiago2017

30/05/2017 Martedi

Al despertar ya he visto que no había mejorado. Tomo una decisión y, como siempre que que decido, me entra una paz interior.

Hoy visitaré la Guardia Medica de Campagnano, daré uso por primera vez a la Tarjeta Sanitaria Europea, e iré en bus, que no me va a dar tiempo de cometer todos los pecados por los que estoy penando.

Después de desayunar, me despido de Enrique y de Antonella, que comienzan su etapa juntos.

Son las siete y cuarto y ya hay gente en el consultorio.

A las siete y media comienzan a atender, cuando me toca el turno enseño la foto de mi pie y la tarjeta. Me dicen que allí no pueden hacer nada y me remiten al hospital de San Pedro en La Storta.

El bus, según me informo en un barcito cerca de la parada, pasa a las ocho y media si hay suerte y si no a las nueve menos diez. Es a las nueve menos diez cuando aparece el bus. Al final el billete que compré en Vetralla, que guardaba de recuerdo, he tenido que utilizarlo. Usado también es un recuerdo.

Paro en La Storta, es grande y debe de haber varías paradas, bajo en la primera y sigo andando por la vía Cassia. Si lejos de aquí tenia peligro, aquí a dieciocho de Roma es ya demasiado. Igual les da las lineas continuas y las aceras inexistentes.

Compro una tarjeta de transporte para 72 horas y localizo el primer albergue de mi lista: el Istituto suore delle poverelle, que ahora que caigo debe de significar las hermanas de los pobres. Me atiende la hermana Cándida. Nos entendemos bien.

Dejo la mochila y emprendo camino al Ospedale San Pietro. Según una chilenita, que esperaba el bus, el hospital está a catorce paradas de allí. ¡Como para ir andando!.

En el hospital, con mi foto de pinrel y tarjeta sanitaria, me van llevando de un lado a otro, de enfermera a administrativa, de administrativa a enfermera. Que allí que no, que a un ambulatorio. Les digo que vengo de uno y me han mandado allí.

Al final una enfermera se apiada, me unta con betadine, me pone una crema de algo y me venda el pie. Dos días sin tocar, y mejor que no ande.

A la salida del hospi, con el pie mejor, se despierta el hambre. Solo llevo dos cafés. Panini y Peroni, combinación ideal.

Haciendo caso a peregrinos experimentados como Alfonso, Paquita, Araceli,… me compro unas compresas con alas. Para poner en los pies. ¿Se podrá ir volando?.

Regreso al albergue. Al poco tiempo llegan Antonella y Enrique, agotados. No es de extrañar, hace un sol de justicia.

También estamos aquí la pareja holandesa, Andreas y Jim.

Aunque ya he comido mi panini, acompaño y vuelvo a comer con Enrique, las amistades requieren grandes sacrificios. Hemos tomado pizzas variadas al taglio y peronis grandes.

No me esponsorizan, pero llevo este botellín desde que salí de casa

Hay que planificar lo de mañana. Llegaremos a Roma. Andando son unos quince kilómetros y en tren, también. Como es lo mismo iremos en tren. Así podremos empezar a ver Roma desde pronto y mi piede descansará.

Ya hemos reservado un hotel en Roma. Baratico, por Booking. El I Continenti Guest Hause, muy cerca del Vaticano.

Jardín de Siervas de los pobres. La Storta

Hoy como solo he sacado un par de fotos, pongo unas de cositas que me traen recuerdos.

Habiendo comido dos veces, posiblemente no salga a cenar, con lo que tengo casi lista la tarea de hoy y puedo acabar la crónica.

Y aprovecho que hoy no estoy muy cansado para agradeceros a todos vuestros ánimos, vuestros consejos, vuestros comentarios, vuestros ‘me gusta’,… cada mañana, muy de mañana los leo y me gustaría contestaros a todos.

Hoy me han llevado por:

  • Campagnano
  • Formello
  • Isola Farnese
  • La Storta

Y estoy hospedado en:

  • Istituto Suore delle Poverelle
  • Vía Baccarica 5
¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook118Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Esta entrada fue publicada en Roma - Santiago 2017. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Día 11 – La Storta

  1. Querido Antonio, que pena, pensábamos que tu pie estaba mejor y no, a ver si la curini de la enfermirini surte sus efectos beneficiosos y quizá el descanso también haga su faena. Aquí la tarde está tormentosa, se te echa de menos, mañana es miércoles, y nos persiguen los terribles irpfpapeles. Parece que se levanta un poquito de viento y aprovechamos para salir a la ventana y soltar un par de besos a ver si llegan hasta allá dónde tú estás.

  2. Teresa dijo:

    madre de dios , he estado dos o tres días sin leerte y ahora veo que está peor tu pie, no le metas mucha tralla y descansa, que tiempo te sobra, cuidale que te tiene que traer aquí, animo mi maño, ya te han dicho el tiempo así que para que repetir, ultreia et suseia

  3. carlos miñana dijo:

    vamos Antuan. las heridas de guerra fortalecen y a ti seguro que te haran mas fuerte. descansa algun dia, disfruta de Roma y comienza desde hay pleno de facultades el resto del camino. Que se te cure pronto la herida y animo.

  4. Salvador Serra dijo:

    Buenas noches Antonio que suerte que al final te hayan podido curar supongo que con esto encontraras remedio a tu pie.
    Si mañana coges el tren es lo mejor que puedes hacer y si estás un par de días en Roma mira de no cansar mucho el pie y utiliza el transporte publico.
    Mañana seguimos en contacto un abrazo
    ULTREIA

  5. Laura dijo:

    Creo que has tomado una sabia decisión y aunque ahora sepa un poco amargo luego lo agradecerás. Además habiendo tren para que vas a ir andando no??? Que te tomaran por locooo!!! Jajajajaja
    Ánimo peregrino sobre raíles!!!

  6. JESUS ANGEL BERNAD dijo:

    Antonio, eres impresionante, entre el ánimo, el humor y las ganas de andar que tienes, este camino lo terminas. Si en Roma tienes que descansar un par de días, no pasa nada, hay muchas cosas que ver y fotografiar. Que se cure ese pie. Saludos.

  7. Noelia dijo:

    Ánimo Antonio, eres muy valiente, dos días de reposo y poco a poco irás mejorando. Mañana un bus y a Roma, el pie te lo agradecerá. Un abrazo!!!!

  8. Agus dijo:

    Ánimo Antoñico acuerdate de la expresión de “si con estos bueyes hemos de arar”… pues los pies son tus bueyes, suerte y al toro.
    Un abrazo

  9. Jose Antonio Serrano dijo:

    Hombre Antuan, me alegro que mi trabajo valga para algo, asi me gusta que emplees la Tarjeta Sanitaria Europea, jajaj. Bueno haz caso a tu compañero de fatigas de la peregrinacion anterior dese Berlin y quedate en Roma un par de días descansando y viendo Roma, asi como haz caso a los sabios consejos de quien te curo.
    Venga que ya verças como dentro de una semana cuando ya tengas el petete curado, te reiras de todas estas andadas que te sucedes.
    Animo Antuan y ya puedes hacer mogollon de fotos de Roma, que estando un par de dias tendrás tiempo.
    Saludos y Bunenas noches.

  10. Pilar dijo:

    Buenos dias Antonio. Buena decisión coger el tren, para descansar el pié. Disfruta de Roma es una ¡¡¡MARAVILLA!!!
    Un abrazo.

  11. juan jimenez dijo:

    Hola Antonio. No se en estos momentos cual es tu situación con el pie pero te voy a proponer algo que puede ayudarte. Lo primero ten cuidado con las cremas y todo que mantenga la humedad en la herida (una ampolla reventada se considera así).
    Pon los pies a remojo (20´) con agua templada con sal. Los secas bien, luego te aplicas Violeta de Genciana. Si aun tienes la piel, con una jeringa dentro de la ampolla sino con gasas, es un buen cicatrizante y mejor germicida. Ah, mantén cuanto mas mejor el pie al aire, sin tapar.
    No me lo han contado, en ancianos encamados (con otras medidas) da muy buenos resultados.

  12. Javier Guerrero dijo:

    Buenos días peregrino, como ya has visto el vídeo y fotos, ayer dejamos el pabellón en alto, seguiremos la nueva temporada haciendo bailar a nuestros pies. Hoy toca fin de curso en el colegio La Estrella, así que no paramos.
    Tu pié tiene que descansar y lo sabes, no lo machaques en Roma, cógete un bus turístico que seguro que habrá , la recorres y sacas fotos para deleitarnos luego la mirada.
    Y no olvides un gran proverbio que dice:
    ‘I nemici del pellegrino sono tre: i sacerdoti, i cani ed i piedi’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *