Día 3 – Treuenbrietzen

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

16/05/2015

Beelitz – Treuenbrietzen 23,5 Km

#BerlinSantiago2015

Acumulado 75,5 Km

CIMG5757

En Beelitz

Camino entre enormes campos de espárragos al salir de Beelizt y entre enormes pinares una vez fuera. Casi no hay un lugar libre de explotación económica.

CIMG5764

Campos de espárragos

Después de estos primeros días le hemos cogido el ritmo, y vamos bastante bien, aunque Salvador, que lleva una ampolla, sufre en cada arranque.

Seguimos fielmente las indicaciones del GPS, incluso si la flecha del Camino nos indica en otra dirección. Sabemos que siguiendo la línea llegaremos.

La mayor dificultad es buscar alojamiento. Con mi ingles me entienden pero luego contestan en alemán y ya la hemos liado. Hoy lo hemos pasado mal, ayer también, hasta que le hemos preguntado a Olav que iba paseando al perro. Me ha acompañado a una pensión, ha telefoneado, y como no ha habido respuesta ha llamado a un amigo suyo que tiene pensión, que nos ha venido a buscar con su coche. Es la Pensión Brita, a unos pocos kilómetros de Treuenbrietzen.

Hasta ahora no hemos hecho visita turística en ningún sitio, está todo muy muerto. La gente parece que solo sale de casa para pasear al perro, ir en bici, o arreglar su jardín. Ayer, siendo la fiesta del spargel no se veía a nadie. Para fiestas las nuestras, para economía la suya.

Mañana iremos a Wittenberg, creo que allí nació Lutero. Ya veremos…

Unos borricos y yo

Borricos habemos en todo el mundo


Pensión Brita
Goethe Str 9
14929 Treuenbrietzen
Tel.: 033748/10070
Fax: 033748/10766

pensionbrita

pensionbrita1

La pensión Brita y nuestros anfitriones


Si ayer tuvimos problemas con el alojamiento, hoy no han sido menos. La ampolla de Salvador está causándole muchos problemas y parece que al pisar mal, le está saliendo otra en el otro pie. Ha llegado justico.

Me he ido por Treuenbrietzen a buscar un hotel. El que me salía en el móvil hacía tiempo que estaba cerrado y no me extraña con el poco movimiento de personas que se ve por aquí. Hemos tenido suerte de encontrarnos con la única persona que había en Treuenbrietzen, se llama Olav y estaba paseando a su perro. Ha llamado a un amigo suyo (el de la foto y pensión Brita) que nos ha venido a buscar para llevarnos a su pensión. Nos han dado de cenar y desayunar y todas las cervezas que hicieran falta.


sello150516


¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Esta entrada fue publicada en Berlín - Santiago 2015 y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Día 3 – Treuenbrietzen

  1. Antonio Hernandez dijo:

    Por lo menos aun os encontrais gente que os ayuda, venga que no decaiga y a superar esas pequeñas trabas del idioma y las ampollas, seguid asi……¡¡ valientes !!

  2. Javier dijo:

    Bueno, esto es el comienzo que es lo mas duro, en cuanto cojáis la rutina será un paseo y mientras tengáis unas buenas rubias (cervezas), todo va bien. Andaaaaa, tiraa.

  3. Maria dijo:

    Menudas aventuras padre, ya te echo de menos. Ich liebe dich.

  4. charo ferrando dijo:

    animo, que la ampolla se pasara ya sabeis cambio de calcetines y mucha hidratación; por cierto como estaban los esparragos?

  5. Miguel Angel Gracia dijo:

    El no encontrar Buenas indicaciones del Camino es por Alemania y eso que existe un libro muy entretenido sobre un alemán que después de realizar lo, lo escribió. En Francia tiene mucho cariño al Camino y hay bastantes albergues y muchas señales .
    Las ampollas se pasan. Mucho cuidado con los calcetines. Podéis hacer una cosa que va muy bien para los pies. Todos los días por la mañana antes de calzaros untados los pies con una crema para hidratarlos. Nosotros por ejemplo siempre nos damos Nivel, la de la caja azul de siempre. Buen Camino. Hasta otro día.

  6. Miguel Angel Gracia dijo:

    Quería decir Nivea.

  7. maria jesus medrano dijo:

    Siento que lo hayáis pasado mal, todo puede pasar en un camino tan largo, pero vosotros lo superáis todo. ¡¡¡Que tristes los alemanes ¿No?, Así que cuando vienen a España, se ponen, o se quitan, las botas, pero siempre hay gente amable en el camino, a pesar del idioma, que ayuda, como tiene que ser. Mucha fuerza caminantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *