Día 7 – Caspe a Escatrón

Viernes 20 de septiembre de 2019, andando hasta Escatrón

Es curioso pero no recuerdo qué he desayunado, ni si he desayunado. Me veo directamente andando. Paso por la Plaza de España y los de la chilaba siguen allí. No se si han madrugado o no se han acostado todavia.

La salida de Caspe es un poco larga, se nota que es una ciudad importante.

Al inicio del camino, una vez abandonada la carretera, hay un monumento al peregrino. Una pirámide cuadrangular en chapa, con una silueta de peregrino en cada cara.

Se pasa por un lugar llamado los Arcos al que da el nombre los arcos que soportan un acueducto.

Y un poco despues, ya cerca de Chiprana grandes extensiones de girasoles.

Y llego a Chiprana. El camino no entra, la deja a un lado. Pero yo quiero entrar aunque suponga unos kilometros de más.

Hago fotos de la iglesia y del pantano de Mequinenza, que lleva tan poca agua, que, por solidarizarme, el resto de el día he estado bebiendo cerveza.

Ya que me he metido en Chiprana, en el bar el Mirador me he comido dos huevos fritos con jamón.

Y, claro, había que seguir camino, que aún quedaban veinte kilometros por delante.

Se cruza el pantano, que da penica verlo, y me adentro en un huerto de placas solares enorme. No había visto nunca tantas juntas.

Se pasa por Reserva Natural de las Saladas de Chiprana.

Luego el camino sigue entre más huertos solares y amplias zonas de olivos.

La hora dedicada a Chiprana me pasa factura, me meto en unas horas en las que el sol pega de lo lindo. Y chupo con más ganas del tubo del agua. Y como no hay forma de controlar cuanta me queda, se acaba, y la ultima hora ha sido algo jodida.

Cruzando el río Martín se entra en Escatrón. Nada más llegar repongo líquidos.

Escatrón tiene dos partes diferenciadas, una zona alta, de casitas casi iguales donde viven/vivian los trabajadores de la térmica y el pueblo que queda más abajo.

La calle Mayor está en el pueblo viejo y allí tengo la pensión. Pensión Mayor.

Como siempre, tras ducha y minidescanso salgo a ver el pueblo. Localizo dos bares, una tienda de todo, una panadería y hasta un albergue de peregrinos que no viene en las guías.

Veo la parroquia de nuestra Señora de la Asunción y hasta puedo fotografiar su retablo de alabastro, construido para la iglesia del Monasterio de Rueda y trasladado a Escatrón cuando la desamortización.

También subo las escaleras hasta la ermita de Santa Águeda.

Y ya, algo cansado, me como un pedazo bocadillo que me sirve de comida, y cena.

Mañana quiero ir a Quinto de Ebro. No es mala etapa porque por medio tengo Velilla de Ebro y La Azuara.

4 pensamientos en “Día 7 – Caspe a Escatrón”

  1. Buenas noches Antonio
    La etapa de hoy parece chula, sin duda aveces hay que desviarse para ver las cosas, lo malo la falta de agua, pero veo que después te hidrataste muy bien.
    Un saludo y Buen camino.

  2. Que tal Antuan….
    Me alegro que al final se arreglara lo del alojamiento en Caspe, ya te veía durmiendo a la intemperie….pero por suerte, no fue así.
    Nos encanta las narraciones y las fotos tan chulas que las acompaña, es otra forma de conocer los sitios por dónde pasas, si haber estado.
    Controla el agua, que la escasez de agua es mañana compañera, aunque ya he visto que luego te resarcistes con una buena jarra bien fría de cerveza..jejeje…hambre veo que tampoco pasas, vas muy bien servido entre judías y huevos fritos…..haces bien, hay que hidratarse y alimentarse que sino el motor no anda.
    Dale caña que tú puedes con todo y mucho ánimo.
    Buen camino. Un abrazo.

  3. Olivos y girasoles
    Entre Caspe y Escatrón
    huevos fritos, bocadillo
    y para beber, cervezón.
    De Escatrón tuvimos un cantador joven , no se si te acordarás, le llamábamos Wyli y su padre era el Alcalde.
    Bueno, como veo que todo marcha, paso a la siguiente etapa, un abrazo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.