Día 40 – Le Val

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook81Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

#RomaSantiago2017

28/06/2017 Mercredi

Abadía de Thoronet – Le Val

A las seis ya estaba listo. El desayuno no lo he encontrado y tampoco me he querido esperar. Llevaba un trozo de bizcocho y otro de queso que me sobraron de la cena de ayer y con eso, y que la etapa no se veía muy larga no moriría de inanición.

El camino en descenso por bosques hasta llegar a un lago o embalse que hace el río Caramy.

Luego ligeras subidas. Se pasa por algunos pueblicos como Vins-sur-Caramy, pero muy desangelados a esas horas de la mañana.

Me sentía ‘mostoso’, tampoco me he podido lavar antes de salir. Eso y el pensar en la ducha que me iba a dar en el próximo albergue me ha hecho ir muy deprisa, sobre todo en los llanos y no digamos en las cuestas abajo si eran suaves.

Más centrado en andar que en sacar fotos, alguna vez me obligo por que alguna hay que poner en la crónica.

Llego muy pronto a Le Val. Aprovecho para desayunar, algo tarde pero como dicen los nutricionistas no hay que saltarse ninguna comida.

Luego viene eso de preguntar. Y esta vez ha salido bien a la primera. He preguntado a un señor si hablaba español, él no, pero José si. José trabaja en un tallercito mecánico al lado de la iglesia. Es francés pero está casado con una española y en casa hablan español.

Me acompaña hasta la puerta del pėre Dieudonné. Me recibe y al saber que soy español llama a Adolfo.

Adolfo, también sacerdote, es colombiano. Me enseña mi habitación, el baño, me da las llaves,…

Soy otro, ducha doble duración. Y un rato a descansar. Justo estoy en ello cuando ha caído un tormentón con granizo incorporado. Menos mal que estoy bajo cobijo.

Hoy hay mucho tiempo por delante. Cuando me doy cuenta ya no sirven sándwiches calientes y tengo que esperar hasta las siete.

He visitado Le Val, es majo, torre de reloj, muchas fuentes, la Mairie, placitas, y más cosas pero ya no tengo ganas de ir más lejos.

Hago la planificación para mañana. Bras, que era mi fin de etapa, veo que me queda muy cerca y la siguiente, hasta Aix-en-Provence será muy larga.

Decido ir mas lejos mañana y repartir los kilómetros. Pourrieres es el que cumple las espectativas. También hay acogida en la parroquia.

Hoy me ha apetecido ir a misa, qué cosas!, la ha oficiado Adolfo, solo tres feligreses. Ha tenido la deferencia de decir su homilía también en español.

Luego, ya en el presbiterio hemos estado hablando del camino, de las informaciones que llevo, de las aplicaciones de móvil,… un placer haberlo conocido.

Salgo a comerme el Special Galou con suplemento de frites que está muy bien.

Y una vez satisfechas mis necesidades físicas y espirituales, regreso al albergue a escribir esto.

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook81Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Día 40 – Le Val

  1. Salvador Serra dijo:

    Buenas noches Antonio esta cama la recuerdo yo también dormí aquí y también asistí a la Misa vespertina.
    Veo que ahora te estás desenvolviendo bien con los curas y las monjitas al final uno aprende a que te ayuden 👏👏👏👏👏👏
    Un abrazo y hasta mañana

  2. Nati dijo:

    Bnas noches Antonio. Supongo que ya estarás descansando. Sólo quiero darte las buenas noches, y agradecerte los reportages que nos envias sin desfallecer. Recupera energias y buen camino, campeón!!

  3. Aleix Giner Ballbe dijo:

    Buenas noches Antonio te noto a pesar de ciertas circunstancias bien de moral y disfrutando de pequeñas cosas….animo y buen camino jabato.👣👣👣

  4. Enrique Flores dijo:

    Buen camino, Antonio. Desde acá te sigo.

  5. Mari Carmen dijo:

    Gracias por enviarnos tus crónicas, te sigo y por lo que veo el día de hoy ha tenido de todo y para no aburrirse. Sigue así y ànimo. Buen Camino.

  6. Jose Antonio Serrano dijo:

    Bonito pueblo y bonitas fotos que aunque digas que sean pocas, suficientes para ver por los sitios tan guapos que vas recorriendo.
    Veo que gracias a tu punta de velocidad has llegado a punto a tu destino para que no te pillara el agua y tuvieras que arremeter el camino con barro que eso si que es duro.
    Sigue así, y ánimo que como ves siempre existen por todos sitios personas para poder entenderte, cada vez mas que te acerques por nuestra tierra.
    Saludos y ultreia.
    ( y come caliente)

  7. carlos miñana dijo:

    Buenos dias Antuan y buen camino como siempre, tus cronicas son bonitas y tus esfuerzos bien merecen la pena. Como dice el refran no hay esfuerzo sin recompensa, por lo tanto la tuya sera buena. Sigue asi cuidate y adelante.

  8. Laura dijo:

    Buena idea la de cambiar destino. Así seguro lo disfrutas más y vas más tranquilo sin saber que es etapa muy dura.
    Ya eres todo un peregrino adaptado al medio!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *