Día 38 – Le Muy

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook43Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

#RomaSantiago2017

26/06/2017 Lundi

Saint Raphaël – Le Muy

He dormido muy bien, ningún picotazo. Empecé atacando, la mejor defensa.

A las seis y media, Claire, ya me tenia preparada una piscina de café, una taza enorme. Ha sido una buenisina anfitriona.

Me ha dado a elegir entre dejarme con el coche en San Rafael o llevarme a Freijus. Yo como el caballito de la Marisol, he preferido la cuesta abajo. Mejor en Freijus, que me ahorro cinco kilómetros.

He hecho un camino a caballo del propio camino, con sus señales, y el resto por donde me parecía. Las señales son pequeñitas, azules y me resultan difíciles de seguir.

Primer pueblo Pujet-sur-Argens, segundo Roquebrune-sur-Argens, donde he conocido por fin al río Argens, que además lleva agua y forma un lago muy hermoso a la entrada de Roquebrune.

Luego el camino seguía el curso del río a contracorriente, por mi derecha y a la izquierda tenia una montaña marrón, que me imagino es la culpable del nombre Roque Brune.

He llegado pronto a Le Muy, y me ha pasado como ayer. Las referencias eran una farmacia junto a un supermercado. Pero por lo menos hay cuatro farmacias junto a cuatro supermercados.

Por fin he encontrado el albergue, es un Gite d’etape. Una casa grande que conoció tiempos mejores. Lo lleva Remi, que también los conoció.

Por dentro la casa no desmerece la opinión que causa el exterior. Además ‘escoba’ y ‘fregona’ son elementos que no pertenecen al conjunto.

Pero duchado y largo en una de las cinco camas que tengo a mi disposición, se me ensancha el espíritu y agradezco lo que tengo.

No aguanto mucho tumbado, quiero sellar en la oficina de turismo y ver si en algún centro auditivo me arreglan el sonotone.

Los dos asuntos resueltos, me he pateado bien Le Muy, por los bulevares que la rodean y por las radiales que la cruzan, la verdad es que no es ‘muy’.

El sello en la Mairie, el tubito roto en una tienda especializada. Gratis.

Vuelta al albergue, vuelta a ducharme, hace mucha calor.

Y a esperar la cena, que está muy bien la hago acompañado de Maurice, Anna y Juana, que con un poquito de esfuerzo mutuo aun nos hemos entendido algo. Están de vacaciones y tienen las habitaciones en otra parte de la casa.

Y se acaba el día. Remi me ha reservado en la Abadía de Thoronet. A mi me salen siete horas. No se si estaré equivocado. Mañana saldré de dudas. Si todo va bien me habré saltado una etapa.

Rio Argens

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook43Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Día 38 – Le Muy

  1. Enrique Flores dijo:

    Bien, Antonio. Te noto más optimista. Adelante.

  2. Antonio Hernández dijo:

    Bien por esa batalla ganada a los mosquitos, no hay quien pueda contigo. Me alegro que lo del sonotone te lo hayan reparado, aunque no te sirva con el idioma…..jejeje…..Sigue sin reblar y mucho animo. Un abrazo y buen camino.

  3. maría jesús medrano cristobal dijo:

    Bien, otro día más una etapa resuelta, audífono arreglado…… Todo perfecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *