Día 4 – Xerta a Gandesa

Martes 17 de septiembre de 2019, andando hasta Gandesa

Hoy tambien he madrugado, a las seis y media pongo el despertador.

No he dormido muy bien, a las cuatro de la mañana desperté porque el dedo aquel del primer dia, me daba pinchazos de dolor en cada pulso. Como si alli, hubiera puesto una sucursal el corazón.

Le quité la venda, le eché pomada antibiótica y se fue pasando.

El camino de hoy discurre en gran medida por la Vía Verde (Vía Verda), un recorrido ferroviario adaptado a caminantes y ciclistas.

A los tres o cuatro primeros kilonetros me encuentro con el azuz en el Ebro del que salen los dos canales. Espectacular. Ya se ve desde arriba, porque poco a poco el camino ha ido subiendo. He hecho muchas fotos y seguro que no elijo las mejores.

Tambien he podido ver amanecer muchas veces, es una de las ventajas de irse moviendo.

Luego resulta un camino sencillo y sin difucultad, a veces encajonado, otras en abierto con miradores hacia la montaña y otros tramos a través de túneles iluminados.

Y, subiendo poco a poco, se llega a la transición entre la Vía Verde de las Tierras Bajas a la Vía Verde de las Tierras Altas. Que no se nota mucho hasta que hay que abandonar la Vía Verde.

Se pasa por la Fuencalda, una zona de pozas naturales, de agua termal, en las que había gente bañándose y tomando el sol.

Y a partir de ahí se acaba el camino facil. Se sube por una escalinata natural, de piedras. Y cuando ya estas cansado empieza una cuesta arriba que dura casi dos horas.

Las vistas expléndidas y las fotos muy majas habrán quedado. Pero yo me he quedado sin agua y la lengua estaba mas seca que un zapato.

La etapa de hoy ha sido dura. Veintisiete kilómetros sin nada en medio y una cuesta de primera categoría.

Asi que cuando llegaba a Gandesa he preguntado a mi amigo Google por el bar mas cercano. Y en él me he metido para la primera jarra, y ya que estaba alli, me he quedado a comer.

El albergue hay que reservarlo en la oficina de turismo, donde ademas de la función informativa tienen el Memorial de la Batalla del Ebro, una exposición permanente, con libros, fotografias, arnamento, vestuario,…

Está el albergue a kilómetro y medio del pueblo, en el polígono industrial de la Plana, en un edificio aislado. Algo desangelao pero no está mal.

Una vez descansado, regreso a Gandesa a hacer alguna foto y comprar algo para cenar hoy y desayunar mañana.

Y de nuevo en albergue para escribir y pasar la noche. Solo estamos tres, mi alter ego, mi amigo invisible y yo.

Mañana iré a Fabara, dejo Cataluña y entro en Aragón.

GANDESA
Albergue de Peregrinos de Gandesa
Reservas Oficina de Turismo 977420910
Av. Catalunya 3 – 5
10 €
8 plazas

4 pensamientos en “Día 4 – Xerta a Gandesa”

  1. Buenos días Antonio,

    Etapa la de ayer un tanto dura por lo que cuentas, bueno en el camino tienes días de todo. Cuida mucho ese dedo que no se te ponga peor.

    No se si leíste mi comentario del la primera etapa, en el que te comento que en Fraga no hay alberge de peregrinos como tal, pero el ayuntamiento se hacer cargo creo que tienes que ir a la parroquia te hacen un documento para que te hospedes en un hostal de la localidad o puedes preguntar en la oficina de turismo para que te informen como tienes que hacer.

    Espero que hoy todo te vaya bien.

    Un saludo y Buen camino.

  2. Hola Antuan……esta etapa a sido un poco más dura, según cuentas, pero de todo tiene que haber en la viña del Señor…si no sería demasiado fácil, aunque yo sé que tú puedes con todo esto y mas.
    Cuidate ese dedo no sea que te mal algún día más, que esas son tus ruedas y hay que cuidarlas.
    Así que…mucho ánimo y buen camino.
    Un abrazo.

  3. A Gandesa ha llegado
    Antonio «El peregrino»
    de la mano de su ego
    y su invisible amigo.
    Buenos días, te leo y me da la impresión que vas como las motos y que verdad es que andando se llega a cualquier sitio. Seguimos contigo.

  4. Antonio, en este camino vas muy rápido andando o me lo parece a mi… Que rápido has cruzado Cataluña.😭😭. A este paso vas a llegar antes de tiempo. Te sigo, te leo, no dejes de escribir «crónicas peregrinas». Buen camino y ánimo en las cuestas!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.