Día 1. Desembocadura del Ebro a San Carlos de la Rápita

Andando hasta San Carlos de la Rápita

Sabado 14 de septiembre

He despertado muy pronto. También ayer me acosté pronto.
Como hasta las ocho y media no ponen el desayuno, me ha dado tiempo de sobras para ver la prevision del tiempo, de cargar la ruta, de hacerme una idea de lo que me esperaba y de llamar a un taxi para las nueve menos cuarto.

Segun Google no va a llover hasta la tarde, que yo ya habré llegado. Y el recorrido será de treinta y cinco kilometros más o menos.

El desayuno, acorde con el albergue, es autoservicio, me he conformado con pa tumaca, otro pa con embutido, cafe y zumo.

Maite, la taxista, me ha llevado por veinte euros al punto más cercano a la desembocadura que se puede ir con coche. Aún tengo que andar cuatrocientos metros hasta el Zigurat.

Alli el Ebro es enorme, no me imaginaba como había tanta agua, hasta que he caido en la cuenta de que posiblemente haya más agua salada del mar que dulce del Ebro. De todas maneras resulta espectacular.

Y comienzo andar aguas arriba, rumbo a San Carlos de la Rápita a las nueve y cuarto.

El margen del Ebro salpicado de pescadores de caña a distancias casi iguales, no se si por casualidad o porque así debe de ser.

Y el camino en el primer tramo muy bonito, mullido, entre arboles. Luego arrozales hasta llegar a Deltebre dos horas y cuarto despues de empezar a caminar.

Y Deltebre mi primera parada. Para asaltar un cajero y tomar una caña.

He ido a ver la iglesia de San Miguel y alli me he enterado que el patrón de Deltebre es San Roque.

Se sale de Deltebre cruzando un puente sobte el Ebre. Justo cuando lo iba a hacer, ha empezado a llover. Me he refugiado bajo el mismo puente he sacado de la mochila los trastos para lluvia, chubasquero, funda de mochila,.. y cuando he salido de debajo del puente, ya no llovia.

Una vez cruzado el puente está la localidad de San Jaime d’Enveja. Y de alli en adelante, arrozales. Arrozales a ambos lados.

Al principio los miraba con curiosidad, nunca habia visto arrozales tan de cerca, con los ramilletes de varios tallos, y siempre con mucha agua. Habia campos de arroz negro, campos de arroz a banda y hasta alguno de arroz tres delicias.

Entre en cansancio del primer dia con mochila y lo monotono del paisaje, he dejado de mirar. Solo a los pies.

Y a las tres de la tarde he llegado a El Poblenou del Delta. He parado a comer en Casa Paquita y claro, despues de tanta publicidad subliminal, he pedido paella. Buena elección, no ha sido necesario nada más.

A las cuatro, con la tripa llena de granos he retomado el camino. Aún quedaban unos diez kilometros.

Por fin a las seis y cuarto llego al hotel que he reservado por Booking en San Carlos. Es el Nou Rocamar, que me sale por treinta euros.

Tras la ducha, una evaluación de daños. Llevo una marca roja en el lado derecho, de la correa de la mochila y tambien un poco dañado el dedo meñique del pie derecho. Nada importante. Mañana vendaré el dedo.

Me pongo en contacto con mis amigos Julia y Rafael, que tienen casa en San Carlos y casualmente estan aquí.

Me enseñan el centro de San Carlos. La Parroquia de la Santisima Trinidad, Ayuntamiento, calles principales,… y me invitan a cenar en el Restaurante María (aqui desde 1941, pone su publicidad). Incluso llegamos a tiempo de ver un rato la treinta y tantas edicion de la trobada de Gigantes.

Y se despiden de mi para que pueda escribir esto.

Mañana ire a Tortosa. Una etapa más corta, tambien saldre antes a andar. Estas etapas son llanas, pero pronto empezará la montaña.

Y como siempre, gracias por vuestros comentarios y vuestros ‘me gusta’.

Y nada más. Hasta mañana.

5 pensamientos en “Día 1. Desembocadura del Ebro a San Carlos de la Rápita”

  1. Buenas noches Antonio
    Buena crónica de tu primera etapa que por ser la primera bastante larga, cuida las rozaduras que luego salen las ampollas
    Un abrazo 🤗🤗🤗🤗

  2. Que buen comentario haces Antonio, da la impresión de estar ahi, mirando arrozales, parece muy lindo

  3. Antonio, hoy ha sido un día completito ehhh, el arroz tiene buena pinta. Y la jarra de cerveza resucita a un peregrino. Buen camino, yo te sigo desde aquí.

  4. Del Deltebre a San Carlos
    la ruta del peregrino
    el arroz está muy bueno
    la cerveza del Divino.
    Hay queda eso Antuan, para que la aprendas, ponle el estilo que quieras y te entretienes por el camino.
    Cuídate estos primeros días, hasta que se endurezca el cuerpo.

  5. Buen camino querido peregrino.
    La zona por donde andas es realmente espectacular.
    Disfruta mucho.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.