Día 6 – Montefiascone

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook99Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

#RomaSantiago2017

25/05/2017 Giovedi

Bolsena – Montefiascone 17 km

Con dos yogures en la tripa y un paquete de 30 gr de nueces en el bolsillo, he empezado a las siete, acompañado por las campanas de Santa Cristina, mi sexta etapa.

Despacito, que cada paso duele, creo que menos, pero es difícil de evaluar. Sobre todo hasta que caliento, lo paso mal.

El ser un recorrido corto me animaba. Además, casi hacia frío, que así da gusto andar.

Al poco de salir he visto que llevaba delante a otro peregrino/a, en las cuestas arriba, yo me acercaba, pero en las cuestas abajo aumentaba la distancia.

Ha resultado ser peregrina, tocaya, Antonella, italiana. Seguro que me ha dicho de donde venía y a dónde iba, pero no me he enterado. Hablaba muy deprisa para mis comprendederas.

El camino ha sido bonito, también por bosque, como los que me gustan. Bordea el lago, que queda a la derecha. También se oía un río que debe de desembocar en el lago.

Hemos llegado juntos a Montefiascone, no eran todavía las doce. Como por el camino le he contado mis problemas de pie, hemos entrado en un consultorio. No nos hemos quedado.

Nos hemos despedido en Montefiascone, después de tomarnos una birra. Antonella va a un albergue cuatro kilómetros mas adelante. En Montefiascone está señalizado el kilometro 100 a Roma.

He probado fortuna llamando al Centro de Spiritualità Santa Lucia Filippini. No ha habido suerte, pero me han remitido al Istituto Divino Amore, otro convento, donde si me han acogido. Me ha atendido una sorella muy amable, que hablaba español, peruana, negrita ella, de nombre Clara. Me ha enseñado lo necesario: ducha, servicio, donde lavar, donde tender.

Y he salido a comer y a ver un trozo de Montefiascone. Hoy he pedido un plato nuevo, pappardella con cinghiale, que ha resultado ser una pasta plana y ancha con carne picada de jabalí. He pedido vino Est! Est! Est!. Un vino blanco, denominación de origen, con una historia medieval. El vino, había que probarlo, pero ya sabemos como es la gente para sus vinos. Los cafés si que me gustan.

Y una vuelta turística aprovechando el solazo del medio día. Catedral de Santa Margarita, cuya cúpula se ve desde todos los alrededores. Y cosas que veré mañana pues coinciden con la continuación del camino.

Y a por un helado, que es otra de las cosas que me encantan. Y grata sorpresa, la joven que atiende, Paula, me entiende, es colombiana y me dice que su padre vive en Zaragoza.

Y al llegar al albergue un susto. La puerta cerrada, sin timbre, las ventanas no existen, están tabicadas. Llamo por teléfono cuatro veces y nadie contesta.

Esa situación me hace conocer a otra persona que posiblemente no hubiera conocido nunca. Él, sale de su coche, que aparca junto a la puerta del albergue. Le pregunto si sabe algo de las sorellas o como comunicar con ellas. También habla español, es mexicano, le cuento que mañana espero a mi amigo, también mexicano, de Monterrey y el camino que vamos a hacer juntos. El me dice cuanto le gustaría hacer algo así, pero que necesitaría que sus días tuvieran cuarenta horas de lo ocupado que está. Me dice que cree que existe una red invisible de personas, que sintonizamos y estamos obligados a encontrarnos. Nos presentamos, él es tenor y famoso. Es Baltazar Zuñiga

Por fin sale una sorella por una puerta contigua, que da a una iglesia. Después del susto de la puerta le digo que quiero cenar en la casa. A las siete y media me viene a buscar.

La cena está servida. Enorme plato de pasta. Macarrones, con su pomodoro y su formaggio. ¡Quiero morir!. Como los cuatro de arriba del todo. El segundo espinacas con ajo, bien, y conejo al ajo, bien también. He comido un poco de todo vigilado por Ratzinguer y Francesco.

La hermana que me ha abierto la puerta me regala una postalita de Benedetto Giuseppe Labre. Si no me duermo leeré algo de él. Y un rosario para ponerlo en el coche.

Son ocho sorellas, una de 104 años. La he visto esta mañana cuando tendía mi Kalenji.

Y fin de la jornada, aquí escribiendo para que quede en el recuerdo. Cuando cuelgue las fotos, a dormir, me da igual la hora que sea.

Mañana a Viterbo.

Hoy he pasado por:

  • Bolsena
  • Montefiascone

Y estoy hospedado en:

  • Istituto Divino Amore
¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook99Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Esta entrada fue publicada en Roma - Santiago 2017. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Día 6 – Montefiascone

  1. Jose Antonio Serrano dijo:

    Bonitas fotografias, veo que el camino da gusto y desde luego mejor andar con fresquito. Me alegro que vaya mejor las pupas del petete, ya sabes sin dolor…… acabalo tu, jajaja.
    Veo que la botella de vino te la cepillas tu solico, ten cuidadin que con sed mejor beber agua que no vino, que sino entra de maravilla.
    Bueno Antuan, lo dicho aqui estamos todos siguiendote tus andadas y lo de todos los dias buen camino, que vaya bien mañana y ULTREIA, HASTA MAÑANA.

  2. JESUS ANGEL BERNAD dijo:

    Vaya como te tratan las sorellas, como se nota que has tenido relación con ellas aunque no sea en Italia. Saludos.

  3. Laura dijo:

    Anda! Que casualidad y como cunde Zaragoza. Escuchar el nombre de tu ciudad hace que te sientas más cerca de casa…
    Ánimo con ese pie!!!!

  4. ¿sabes qué decía mi otra abuela? que las piernas no son del cuerpo, y ya sabes como terminó con una de ellas… cuídate los pies que aunque no sean tampoco parte de hacen falta para y si tienes que esperar un poquito en el consultorio, pues hazlo, cuídalos mucho que ahora mismo son tu herramienta de trabajo. Aquí seguimos con un calor de esos empalagasos y pesadísimos, por la noche baja un poco pero aún así cuesta coger el sueño. Por lo demás pocas novedades. Mañana toca el niño que alegra. Todo bien. Un beso y ánimo que no decaiga.

  5. Antonio Hernández dijo:

    Hola Antuan, me alegro que lo del pie se vaya quedando como mera anécdota, veo que casi siempre vas acompañado, así se te hará el camino mas ameno. Que casualidades de la vida lo del padre de esa chica, ta habrás alegrado al oír Zaragoza, y al tenor le habrás dicho…..yo soy Antonio Aladren y también soy famoso…jejeje….que lo eres compañero. Bueno mucha fuerza y mucho animo. Buen camino.

  6. Javier Guerrero dijo:

    Buona mattina e caldo. È stato notato che ogni giorno è una nuova esperienza, nuove persone, nuove sorelle, nuovi prodotti alimentari e alcuni vini a un altro ma quello che rimuove le sanzioni il vino di Cariñena.

    “Il cammino mi ha insegnato che non c´è vittoria senza fatiga, non c´è vittoria senza sacrificio… E se questo é condiviso con buoni amici e buon vino, allora é bellisimo”

  7. Teresa dijo:

    que bien Antoni , ya parece que tus pies van algo mejor , que suerte encontrarte a alguien que ese alguien tiene a otro alguien en tu ciudad,eso te llena el alma, parece que está mas cerca, besicos cuidate , ultreia et suseia

  8. Guillermo Araguás Muñoz dijo:

    Pasta…pasta y venga pasta.

  9. Elías dijo:

    Con lo bien que lo cuentas, es como si hiciera el camino.
    Saludos

  10. Salvador Serra dijo:

    Hola Antonio mucho ánimo que por lo que dices las ampollas ya están un poco dominadas y con la llegada de tu amigo seguro que será un alivio total.
    Sigue disfrutando del camino tal y como lo haces.
    Un abrazo ULTREIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *