Día 39 – Abadía de Thoronet

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook66Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

#RomaSantiago2017

27/06/2017 Martedi

Le Muy – Abadía de Thoronet

Hoy también he dormido bien, la temperatura muy agradable y nadie ha querido chuparme la sangre.

A las seis ya tenía Remi preparado el desayuno, y a las seis y cuarto ya estaba caminando.

Hoy me esperaba una etapa larga, la he tomado con fuerza y antes de las once ya estaba en Lorgues.

He ido por el camino señalizado, primero las casas del extrarradio de Le Muy, después polígonos industriales a los que iban llegando los trabajadores y después bodegas y viñedos. De todo ha habido.

En Lorgues una parada para beber agua recién cargada en el cementerio, que los restaurantes ya tenían todo preparado para el midi y no dejaban sentarse.

A partir de ahí, ya con el calor apretando, bajaba la vista y le metia caña, que me quedaba otro tanto.

He pasado por Thoronet, los restaurantes cerrados, y he seguido adelante.

En la Abadía de Thoronet he parado a echar un bocadillo por que lo de cocina ya estaba cerrado. La idea era visitarla por la tarde, pero al final no ha podido ser.

Estoy albergado en el Monasterio de Notre Dame du Torrent de Vie. En una casita de madera en un monasterio de monjas de clausura. Lo más seguro es que no tenga nada que ver con lo que ayer me reservó Remi, por que me ha llamado señor para preguntarme cuándo voy a llegar a Thoronet. Bueno a lo hecho, pecho.

El caso es que la cabañita está muy bien para contar historias, muy bucólica y tal, pero si puede parecer malo no tener agua caliente, calcular lo que es no tener agua fría. Imposible ducharse. Al final me he duchado con una botella de agua de litro y medio.

Salvo por lo del agua, muy acogedora

Ha venido una monjita con otra no-monjita, cuando salia de mi ducha de cuasi-secano. En calzoncillos, con medio cuerpo asomado por la puerta, la hermana me hablaba en francés, dándome instrucciones, la otra señora me lo traducía al italiano y yo entendía lo que quería. En el próximo camino largo llevaré un equipo de filmación, que la escena valía la pena.

Que a las siete vendría una hermana con un cesto, con la cena, que luego dejara la cesta en otra cabaña, que mañana el desayuno también en la otra cabaña.

Yo he aprovechado para decirle que me reservara en Le Val. En la parroquia, padre Diosdado, pero en francés.

No he salido de aquí, el proceso para volver a entrar no me lo han puesto fácil. He lavado ropa, con agua muy caliente, dándole vueltas con un tenedor.

A las siete, puntual, ha llegado mi caperucita blanca con un cestillo bajo el brazo. Todo muy bueno, mientras lo escribo me hacen ruido las tripas de la emoción.

Y poco a poco se hace tarde y veo que con la mala cobertura que hay no me va a quedar más remedio que dejarlo para mañana.

Haciendo amigos

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook66Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Día 39 – Abadía de Thoronet

  1. JOSE ANTONIO SERRANO dijo:

    Muy buenas Antuan.
    Ya hemos vuelto de las andadas de vacaciones, bueno andadas no tanto como las tuyas. Veo por tus comentarios que te encuentras bien, aunque realmente no he leido todos los dias pero lo mas importante que tengas buena salud.
    Lo que me pafrece muy fuerte que no haya ni una triste ducha aunque sea de agua fria para pegarte un remojon y lavar la ropa. Nunca hubiera pensado eso, pero ya ves, hemos topado con la iglesia. jaja.
    Bueno Antuan, a partir de hoy ya te podré seguir y no te preocupes que me acuerdo de lo que tengo que hacer la semana que viene cuando empieze laboralmente.
    Saludos y Ultreia.
    Buen Camino.

  2. Angel Arnas dijo:

    Me hubiera gustado ver esa situación. …dos monjas hablando te y tu en canzoncillos….una escena de comedia …..bueno veo que sales airoso de esas situaciones…..bueno amigo animo y adelante

  3. maría jesús medrano cristobal dijo:

    La verdad Antonio que tu vida es para llevarla al cine. Es que ya hasta veo las imágenes, lo explicas todo tan bien…. Es fácil. Todo sobre ruedas, alguna falla pero nada que tu no soluciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *