Día 37 – Saint Raphaël

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook31Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

#RomaSantiago2017

25/06/2017 Dimanche

Théoule-sur-Mer – Saint Raphaël

El desayuno en Ville St Camille, típico francés, muy completo. Y a las siete y cuarto a caminar.

Etapa sin dificultad, la propia de la distancia y en calor que ha empezado pronto. Hoy ya un cielo sin nubes.

Bonitas vistas, bonitas construcciones y bonitas fincas. Todo huele a ‘pasta’ y no de la italiana.

Mucho ciclista, se nota que es es domingo. Y hasta he podido ver una marcha de cochecitos antiguos Fiat.

Y conocer a esta amiga. Buena escuchadora.

He pasado por un lugar donde había una lancha americana en con-memoración del desembarco en la playa el 15 de agosto del 1944.

Y,… menos mal que he hecho alguna foto en Saint Raphaël al pasar.

Por mas que he mirado en internet, en google maps, he preguntado a gente, nadie me ha sabido decir de las Clarisas, donde pensaba alojarme y tenía reserva.

He tenido que llamar a Alain. Alain me ayuda hace ya unos días y será mi contacto hasta llegar a Arlés. Él ha llamado a Claire, que me ha venido a buscar en coche a la puerta de la Catedral.

Me ha hecho llamar a una puerta y allí, un curica, que debía de estar echando la siesta, me ha sellado la credencial.

Claire, que habla un poco de español, un poco de italiano y un mucho de francés me ha llevado a un lugar a unos cinco kilómetros de San Rafael. Mañana me devolverá al camino.

Una casa grande en medio del campo. Hoy no hay mucho que hacer, esto está en medio de la nada.

La guerra la he empezado yo, tengo que reconocerlo. Al entrar en la casa, paredes y techos blancos, he visto ocho mosquitos en posición de descanso. Nada más que me he quedado solo, con la toalla del suelo, me los he ido cargando uno a uno. Tengo las únicas puerta y ventana controladas, pero en cada nueva inspección aparece alguno nuevo. Esta noche veré si he ganado la batalla.

No se si la pérdida de sales minerales, además de calambres, me estará produciendo un cuadro psicótico mosquiteril.

Doy una vuelta, solo un patio interior rodeado de acacias.

A las siete y cuarto acudo a otra casa contigua, que es donde vive Claire para cenar. Primero sobre tres planos extendidos me enseña el recorrido del camino hasta Le Muy y las sorpresas que me puedo llevar en ciertos puntos. Tomo fotos de todo y notas por si algo se me olvida.

Y a cenar, comida casera de la que no ponen en los restaurantes. Todo muy bueno con una buena conversación, aunque no demasiado fluida.

Y regreso a mi casa por esta noche. Repaso el campo de batalla. Mañana os diré.

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook31Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Día 37 – Saint Raphaël

  1. Laura dijo:

    Antuan 1 – mosquitos 0
    Esa batalla es más difícil que la de caminar día tras día. Me declaro fan del árbol sujeto con dos palos. Buenas noches (o días) y ánimo con la psicosis mosquiteril

  2. Nati dijo:

    Vaya festín se van a dar los mosquitos con ése cuerpazo que se te está quedando maño!!! Anda que no són listos ni ná…ya sabes compra un buen repelente y..guerra ganada.👍. Ánimo no te acobarde el calor. Date algún bañico por esas lujosas aguas. Buen camino. Un abrazo🙅

  3. Salvador Serra dijo:

    Hola Antonio Alain es un gran amante del Camino y con la ayuda de todos y tu persistencia logras encontrar sitio para dormir.
    Con los mosquitos no te preocupes sácate los sonatones y ya no te enteras. Jajajajajaja.
    Un abrazo y hasta mañana ULTREIA

  4. Angel Arnas dijo:

    Muy buenas Antuan como va ese camino ..ya se te a apañado el pie….he seguido tus andanzas aun que no te allá hecho comentarios pues he estado muy ocupado…venga amigo animo y adelante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *