Día 36 – Théoule-sur-Mer

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook40Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

#RomaSantiago2017

24/06/2017 Samedi

Niza – Théoule-sur-Mer

Ayer no puse el despertador. He amanecido a las siete y cuarto. Está claro que algo pasaba. Normalmente a las cinco ya estaba despierto.

Me lo he tomado con calma. He salido a desayunar y a caminar un rato por Niza. A Notre Dame de nuevo a tratar de sellar la credencial. No ha habido suerte, al final la han sellado en la Oficina de Turismo.

Me he acercado hasta el paseo de la playa siguiendo la Avenida Jean Medecin. Y esto me recuerda que es San Juan y de paso felicito a Juanas y Juanes.

En esa avenida están representadas todas las marcas importantes, y las galerías Lafayete. Debe de ser la calle cara del Monopoli.

Unas fotos, que ayer hice muy pocas.

Vuelta al hotel a por la mochila que hay que moverse.

En la estación de tren tomo un regional hasta una parada antes de Cannes. Me he quitado un buen trozo pero tengo que recuperar mi ritmo y este descanso me ayudará.

En Cannes busco el Palacio de Congresos donde hacen el festival y las palmas de las manos de los artistas sobre el cemento.

Hoy casi desde Niza, todo playas de arena fina.

La Napoule

En Théoule-sur-Mer, en un restaurante en la playa, paro a comer. Unos meules and frites.

Y despacito por que estaba muy cerca he llegado a Ville Sant Camille. Es una residencia de turismo social, un lugar fantástico, los que venís haciendo este camino, no lo paséis de largo.

Tengo habitación con dos camas, con unas vistas magnificas sobre el Mediterráneo. Hay cena y desayuno incluido. Y solo 35 €.

Las vistas inmejorables, pero todo no puede salir bien, el oído fatal, para colmo hoy se me ha roto el audífono. De modo que al no hablar francés se le ha juntado este otro problema.

A las siete bajo a cenar. Hacia mucho que no cenaba tan bien. Un primero, un segundo, dos postres,… en la terraza, mirando al mar.

Y aunque son las ocho ya tengo todo esto escrito, solo poner las fotos y listo.

Mañana iré a Sant Raphaël, hermanas Clarisas, también está en la costa, a partir de allí entraré hacia el interior.

Me encuentro mucho mejor que ayer, ¡no es para menos!

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook40Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Día 36 – Théoule-sur-Mer

  1. Aleix Giner Ballbe dijo:

    Hola Antonio!la verdad que descansar y comer lo que el cuerpo necesita lo ponen a uno bien,cuidate.me gustan mucho tus relatos de cada dia y sus fotografias.manten el sentido del humor que tienes y sigue disfrutando del camino.yo te animo a ello.un abrazo.

  2. Enrique Flores dijo:

    Adelante, Antonio. Te seguimos en espíritu.

  3. Salvador Serra dijo:

    Hola Antonio que bien se está en Villa San Camile como te dije es todo un lujo.
    Has hecho bien en coger un cercanías para cruzar Niza pues ya sabemos lo difícil que es cruzar una gran ciudad.
    Mañana sigue disfrutando del Camino primera montaña y después el mar otra vez
    Un abrazo

  4. Laura dijo:

    A veces para lo que hay que oír… Además si es en francés pues así directamente puedes jugar a mímica.
    Porque lo de comprarte una pizarra mejor no que es peso extra en la mochila.
    Un abrazo enorme desde Zaragoza para subir esos ánimos!!!!

  5. Mari Carmen dijo:

    Hola Antonio, sigo tu camino día a día, me encanta lo que escribes y los sitios por donde pasas, leyendo tu blog siento que un poco hago el camino contigo. Te daré un consejo para el audífono, hazte con un puñadito de arroz ( no hace falta que sea de La Fallera…. aúnque estaría bien ), y sumerge el audífono sin pila en el arroz durante la noche, a la mañana siguiente con suerte volverá a funcionar si la rotura es por humedad leve…..Mucho ànimo!!!!!!!

  6. carmelo dijo:

    hola Antonio,

    a las 7 a cenar, eso me suena más francés incluso que el “ye sui desolé”, que por cierto espero que no te lo digan muchas veces,

    buen camino y un abrazo de un envidioso,

    carmelo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *