Día 32 – Porto Mauricio

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook52Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

#RomaSantiago2017

20/06/2017 Martedì

Andora – Porto Mauricio

Hoy día de despedidas. Nos deseamos lo mejor. Han sido unos días de compañerismo, camaradería y amistad. Enrique se queda, tiene tiempo para coger su tren de regreso a Génova y proseguir su viaje.

Yo tengo por delante treinta kilómetros y quiero ganarle una hora al sol. En la primera cuesta, según la guía de 400 m de altura, me alcanza. Por lo menos puedo captar un amanecer.

Vuelvo a sacar fotos del camino, pero como ya he dicho alguna vez, por descansar un rato. Por que puestas unas al lado de otras me van pareciendo todas iguales.

Me pasa lo mismo con las iglesias. Aunque hay unas más majas que otras.

Hoy solo he parado una vez a acolcharme el pie, que empezaba a doler.

Y otra a desayunar por segunda vez, que el zumo de mi primer desayuno se me salió por la cabeza en la cuesta, cuando solo quedaban cinco kilómetros para el albergue.

Ayer me decidí por el de las Hermanas Clarisas. Buena elección. Las celdas tienen nombre, la mía es Frate Fuoco, Hermano Fuego, me habrán visto muy ‘acalorao’.

Las Clarisas son de clausura, pero hay una Misionera Comboniana de vacaciones, italiana, pero que trabaja en Ecuador, que me enseña todo lo que hay que saber del sitio.

Entro a la cocina a comerme una lata de sardinas y me había preparado ensalada, vino, agua y fruta.

Trato de descansar en mi celda, pero a la hora, el estómago no me deja parar. Las sardinas y lo demás ha sido poco.

Salgo, casi obligado, a ver la ciudad y comer algo más.

Es una ciudad enorme Imperia, veo la casa donde nació San Leonardo de Ponte Mauricio. Fue allá por el 1676 pero veo que aun le mandan publicidad.

La iglesia o catedral de San Mauricio, enorme y bonita.

Veo también que hay varios ascensores que permiten salvar el desnivel hasta la playa y que utilizaré mañana cuando me vaya.

No me alejo mucho, bastantes paseos marítimos hago por las mañanas.

En una tienda compro una torta genovesa, empanada con arroz y espinacas, y una Moretti. Me lo tomo en un banco del paseo. Y la fiera se calma.

Me pierdo (en sentido figurado) por las calles y voy descubriendo rincones chulos, como tunelitos o pasos estrechos comunicados por arriba que son típicos, según leo, de esta zona.

Este es pintado

Los alrededores y vistas del Monasterio de Santa Clara, también guapísimos.

De regreso al albergue, me pongo a escribir en el libro de los peregrinos. Veo la fecha que empieza y me digo ‘igual estuvo aquí el amigo Salvador’, efectivamente, el 12 de noviembre de 2011: “Mi nombre es Salvador y soy de Igualada,…” A mi me ha hecho mucha ilusión encontrarlo, seguro que a él, que se lo he mandado por guasap, también.

Ceno con Daniela, la comboniana, pasta, embutidos, queso y flan. Lo pasan a través de un torno desde el lado del monasterio.

Hay también hospedado un cura joven que se llama Cláudio.

P

Mañana voy a Sanremo. No he encontrado albergue. Con booking he cogido un hotel de 40 €.

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook52Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Día 32 – Porto Mauricio

  1. María Jesús medrano dijo:

    No se porque fallan algunos de mis comentarios, debe ser por el calor, mi neurona se reblandece demasiado, ” frater
    fuoco”. Todo precioso

  2. M.luz dijo:

    Hola Antonio. Te leo todos días pero por circunstancias no te podía animar…tranquilo k aunque Enrique se marche no estás sólo somos muchos los que te seguimos,animamos y te enviamos fuerza….cuidate ese pie..un abrazo y te voy a pedir un favor ofrece el camino para que se recupere Merche…gracias Antonio se que lo harás.

  3. Laura dijo:

    Que penita. Otra vez andas solo físicamente porque ya sabes que en la distancia te acompañamos mucha gente. Espero que aunque te pille el sol no sea con la intensidad oregonesa… Mucho ánimo!!!

  4. Salvador Serra dijo:

    Hola Antonio bonita la Ciudad y el convento de las Clarisas muy acogedor, que ilusión me ha hecho al ver la foto que me has mandado del libro de los Peregrinos que deja constancia de mi estada en dicho convento.
    Muchos ánimos en adelante que aún que andes solo sabes que tienes a un montón de amigos detrás que te estamos animando a diario.
    Un abrazo ULTREIA

  5. Noelia dijo:

    Ánimo Antonio, que no estás sólo. Aquí estamos nosotros para apoyarte. Te habrás llevado una super alegría de ver escrito el nombre de tu querido amigo Salvador. Buen camino!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *