Día 31 – Andora

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook63Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

#RomaSantiago2017

19/06/2017 Lunedì

Loano – Andora

Hay días en los que ya no sé de donde he salido, ni donde he estado. Llego a perder la cuenta. No se si es por los sitios por los que he pasado o por que esta noche hemos cenado con vino.

Enanito jotero

Miro mi crónica de ayer y me acuerdo de casi todo. Si, hemos desayunado en el hotel de ayer, en Loano. La señora no estaba de buen humor por que ha tenido que madrugar más para ponernos la prima colazione.

Muchos invernaderos

Hoy no hemos hablado mucho. Enrique es el ultimo día que camina conmigo, mañana inicia su viaje de regreso.

Eso le daba alas y yo iba detrás, un poco a remolque, conservando pies para los casi dos meses que me quedan.

Y es que mañana, veinte, hará ya un mes que hice mi primera etapa por estas tierras de pizzas, focacias, paninis, farinata y pasta.

Y solo me quedan, creo, dos días de parlare italiano, que ya está casi dominado, y voy a tener que tomar petit déjeuner en lugar de primas colaziones.

Como hoy es la despedida de Enrique he querido hacer una tortilla de esas de seis huevos que tan bien se le daban a Salvador.

Algo ha pasado en la fórmula, pero no ha salido “tortilla’ sino otra cosa similar, como no es posible que hayan faltado huevos, diremos que han sobrado patatas.

Pero estaba buena, de hecho no ha quedado nada.

Ah, la andada bien, no ha sido dura, alguna subida y bajada con esfuerzo y lo más señalable el calor, que cansa más que andar. Y que noto como una quemazón en el talón derecho, como una ampollita interna.

Me pongo acolchado en el pie y procuro enfriar cada hora y recolocarme el calcetín.

Tengo dos reservas para mañana, una tendré que anularla. Por fin me quedaré en el Monasterio de Santa Clara, cerca de Torraza. Con monjitas. Ya se que generalizar es malo, pero generalizando, las monjitas son mucho más escoscadas.

Acabo de ver sobrevolarme un mosquito. No hay sensación que mas nervioso me ponga, me picara todo aunque el mosquito no se acerque, que se acercará.

Que no lo he dicho, estamos en la Parroquia de San Juan Bautista, junto a la iglesia del mismo santo. Un gran edificio para nosotros solos. Peregrinos no hemos visto desde que abandonamos la vía Francigena para entrar en la Vía de la Costa.

También he conseguido lista de albergues para Francia, me han ayudado las amistades que hicimos en el viaje Berlin Santiago. Gracias Sonia B.

Albergue

Bueno, voy a ver si encuentro al mosquito y le pido amablemente que no me moleste.

¡Comparte, por favor! Gracias...
Share on Facebook63Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Día 31 – Andora

  1. Salvador Serra dijo:

    Hola Antonio seguro que la tortilla ha salido bien pues si no ha quedado ni rastro de ella es que hera comible.
    Cuídate esta ampolla del talón pues las que quedan dentro son las quemas duelen.
    Animos para esta nueva etapa que puedes estar unos dias solo pero seguro que ya encontraras algún francés.
    Un abrazo ULTREIA

  2. JESUS ANGEL BERNAD dijo:

    Tu tranquilo, que solo o acompañado ( mejor acompañado ), llegarás al final. Suerte con los franceses y el francés.

  3. Flor Romero dijo:

    Hola Antonio, ya un mes, que rápido pasa el tiempo.
    Por favor dale saludos a Enrique y dile que se le extrañará.
    Cuida mucho ese talón y Buen Camino por Francia.

  4. carmelo dijo:

    Buenos días Antonio,
    Es una gozada leer tus crónicas, porque además de ilustrarnos por donde pasas, siempre le pones un toque de humor un pelín socarrón y hasta las adversidades nos las cuentas con un tono amable,
    Buen camino!!!

  5. Javier Guerrero dijo:

    Hoy no voy a decir que hace calor (aunque la hace y mucha), si ves que no te escribo es que me voy unos días a la playita que me has dado envidia, pero yo me bañaré. Cuida tu aparato locomotriz, despide como se merece a tu colega Enrique y sigue tu camino a por los gabachos.
    “Penso che se la vita ti dà limoni, si dovrebbe fare la limonata. E cercare di trovare qualcuno che la vita ti dà la vodka e avere un partito”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *